¿Estás embarazada? ¡Muchas felicidades! Estás viviendo una de las mejores y más complejas etapas que una mujer puede vivir, seguramente has escuchado que experimentarás miles de cambios en cuerpo, mente y emociones.

¡Y así es! Sin embargo, todo resultará bien, solo necesitas llevar el control prenatal adecuado para que tu embarazo llegue a término sin ningún problema médico que ponga en riesgo tu salud y de tu bebé.

Llego el momento de agendar citas mensuales para visitar a tu ginecólogo y llevar un control prenatal adecuado donde se vigile el desarrollo de tu embarazo, te prepares para el nacimiento y conozcas a tu bebé.

El control prenatal está dividido en trimestres: primer, segundo y tercer trimestre, en cada uno deberás asistir a consultas para mantenerte vigilada. A continuación, te diremos que actividades se realizan en cada mes.

 Primer trimestre

 Este periodo comprende entre los primeros días hasta la semana 12, en esta parte del embarazo se evalúa:

  •  Factores de riesgo: edad de la madre, obesidad, consumo de bebidas alcohólicas, cigarros, drogas
  • Antecedentes personales: padecimiento de diabetes, infecciones, hipotiroidismo, infecciones, entre otras
  • Antecedentes familiares y cirugías previas de la madre
  • Antecedentes obstétricos: historia de embarazos previos, cirugías obstétricas, enfermedades y complicaciones en embarazos

 También en este trimestre tu ginecólogo creará un expediente con lo siguiente:

  •  Fecha de la última menstruación
  • Edad gestacional
  • Fecha probable de parto
  • Exámenes médicos

 Segundo trimestre

 El control prenatal del segundo trimestre es a partir de la semana12 hasta la semana 24. Durante esta etapa te realizarán ecografías, exámenes y esquema de vacunación.

Con estas citas podrás saber el peso, tamaño y edad de tu bebé. En las citas se identifican y descartan factores de riesgo como:  

  • Diabetes gestacional
  • Anemia e hipertensión
  • Infecciones urinarias
  • Amenaza de aborto
  • Defectos de nacimiento
  • Hemorragias

Tercer trimestre 

Este trimestre comprende desde la semana 24 hasta la 40, es importante que acudas a estos chequeos porque ya estás más cerca del nacimiento de tu hijo. El ginecólogo en esta etapa está atento de cualquier alteración de:

  • Presión arterial
  • Peso
  • Retención de líquidos
  • Frecuencia cardiaca fetal, actividad fetal y posición fetal

En las últimas semanas deberás realízate una serie de estudios para determinar los cambios de tu cérvix, el desarrollo de tu bebé y la postura para la recta final del embarazo.